Atrás   Imprimir

Lugares Con Magia . com

Tineo, Cangas del Narcea, Degaña, Ibias, Allande

   

 

 

OCCIDENTE    

 ASTURIAS
                 
   

A SU SERVICIO

wXIw

El extenso, lejano y secularmente olvidado suroccidente interior es una amalgama de valles vaqueiros (concejos de Tineo y Allande) y de parajes naturales de alto valor ecológico con ricos yacimientos minerales en sus valles (concejos de Cangas del Narcea, Ibias, Degaña y también Tineo).

En Naraval (Tineo) está el Museo Vaqueiro de Asturias, típica casa vaqueira del siglo XVIII restaurada con cuadra y panera que recrea las costumbres vaqueiras.

 

 

Los concejos de Tineo y Cangas del Narcea tienen una historia aurífera común que data de la época romana. Incluso hoy siguen en explotación algunas minas de oro. Fruto de esta cultura del oro, en Navelgas (Tineo) se celebra el último fin de semana de julio el Campeonato Nacional de España de Bateadores de Oro, de donde suelen salir campeones bateadores locales que encuentran las diminutas pepitas en el menor tiempo posible. También en las cercanías de Navelgas, en Muñalen, se encuentra el Museo del Bosque, que de forma didáctica permite conocer la interacción del hombre con el bosque. En Tineo se encuentra el Monasterio de Obona, fundado por el hijo del Rey Silo ya en el año 780, es de arquitectura cisterciense y cuenta con un bien conservado Cristo románico del siglo XII. Cerca, en Merillés y Varadal se encuentran monumentos megalíticos de gran interés. Y en Tuña, pueblo ejemplar del 2000 y cuna del general Riego, se puede visitar un imponente conjunto histórico de casonas solariegas asturianas. Punto de referencia en el Camino de Santiago cuenta con palacios como el de Merás y García y con la interesante Ermita del Campo de San Roque, a orillas del propio camino.

    wCAw  Casa Mario

 SUROCCIDENTE INTERIOR

wCaza, oro, vaqueiros y matanza del "gochu" w          
     

 

De los vaqueiros se conservan ritos como la boda vaqueira, celebrada con ambos novios ataviados de trajes vaqueiros y a lomos de caballo, el último domingo de julio en el Alto Aristébano, entre Tineo y Valdés.

     
     
     
       

Más al sur, el vecino concejo de Allande tiene en el castro de San Chuís el mejor ejemplo de cultura castreña. Un poblado celta de hace más de 2000 años con muros defensivos y edificaciones de piedra para el castro mejor conservado de los diez que hay en el concejo. La arquitectura feudal ha dejado en el pueblo amurallado de San Emiliano una auténtica joya etnográfica y medieval. Asimismo, el palacio de Cienfuegos representa, imponen- te, la antigua sede de poder y gobierno de la comarca. Los pastos de Allande eran destino estival de las manadas de ganado que los vaqueiros subían a las brañas, una de las más espectaculares del concejo es la Braña del Campel.

El paisaje natural protegido de la Sierra de Carondio y Valledor es refugio de muchas especies, entre ellas del oso que merodea los cortinos en busca de miel.

 

 

 

Como curiosidad el visitante se puede acercar a ver el Tejo de Santa Coloma, que es el tejo más antiguo de Asturias y monumento natural protegido. Estos longevos árboles, relacionados con la magia y el misticismo, se vinculaban de antiguo por su poder a elementos religiosos, situando algunas ermitas cerca de ellos. En Cangas del Narcea, la reserva natural de Muniellos, declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera, es un magnífico bosque que sirve de refugio a urogallos y osos. Su acceso restringido permite visitas diarias en una ruta prefijada -normalmente la ruta de las lagunas- para sólo 20 personas al día. Permisos: Consejería de Medio Ambiente. Teléfono: 985 103 324. Recientemente se ha creado el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, que incluye el impresionante hayedo del Monasterio de Hermo así como las sierras de Degaña, Rañadoiro, Oballo, Cazarnosa y Genestoso.

 

  Su capital, la villa minera de Cangas del Narcea, cuya dilatada historia reflejan las casas blasonadas, como el palacio Toreno - hoy sede del Ayuntamiento -, el palacio de Omaña, en plena plaza al lado del puente colgante y el palacio de Pambley. En las fiestas del Carmen la pólvora se hace protagonista con la famosa descarga, melodía de voladores que se torna en estruendo al paso de la virgen y que hace temblar hasta el suelo. Es famoso el vino de Cangas, único vino tinto asturiano producido en cantidades limitadas. Es un vino joven, de baja graduación, ligero y con algo de acidez que ha de degustarse en el tradicional “cachu”. A esta joya gastronómica, cuyos orígenes datan de la época romana, hay que sumar el quesu de Xinistosu, la caza, el potaje de berzas y los embutidos de cerdo. Del cerdo se aprovecha todo, y la “matanza” es un ceremonial en donde las familias rurales tienen asigna- das precisas tareas, bajo la dirección del matachín, encargado de matar, desangrar convenientemente y despiezar el “gochu”.

De entre los embutidos artesanales destaca, como en Tineo y Degaña, el chosco. Otras sugerencias a probar son los butielos.

 

 

 

 

 

La artesanía de la comarca en Narcea y Degaña tiene su mejor exponente en la cerámica negra de Lamas del Mouro, de brillo y color inconfundible y únicos, cuyo secreto está en el humo y el tiempo de cocción, secretos celosamente guardados por los artesanos.

 La boscosa reserva nacional de caza de Degaña se encuentra en el límite sur contra León, entre los puertos de Cerredo y Leitariegos (donde también se haya una pequeña estación de esquí). En Degaña abunda el rebeco, el corzo, el venado y el jabalí, y aún que- dan osos y urogallos. San Antolín de Ibias es núcleo aislado, capital del concejo, de difícil acceso por el Puerto del Conio, pero que merece una visita. A pesar de ser un paraje recóndito y accidentado su belleza natural es impresionante. La aldea de Tormaleo es sorpresa agradable para los amantes de la etnografía y la arquitectura popular.

w w w w w

CON CONFIANZA:

Experimenta las sensaciones de los antiguos buscadores de oro, partiendo de la cancha de bolos celtas o bolos de Tineo de la propia Navelgas se puede realizar la Ruta del Oro, paseo senderista que visita las antiguas minas de oro romanas. Si te organizas bien, hay empresas turísticas en Cangas de Narcea que organizan bateos. En junio resulta de interés la visi- ta a Narceanatur, la feria de turismo y naturaleza de la comarca don- de se puede conocer en una sola visita la oferta de actividades de naturaleza, caza y pesca.

Para comer buena caza te proponemos que visites Cangas de Narcea a primeros de diciembre, se celebran las jornadas gastronómicas del jabalí y la caza, o Tineo el segundo fin de semana de febrero que también celebra sus jornadas gastronómicas. No te olvides de surtirte de buen embutido a base de jabalí, cerdo y venado, estarás recordando tu estancia durante mucho tiempo, y seguro que vuelves. En el entorno de Munielos se pueden hacer Ruta de observación de flora y fauna, donde el encuentro con el medioambiente merece la pena.